¿ Había soñado despierta o despierta quería soñar?   Leave a comment

Detrás del bosque

……. el otoño caducaba la vida de las hojas y el aire las empujaba en leve zigzag hasta el suelo, convirtiéndolo en una mullida alfombra de ocres, amarillos y naranjas. Parecía una puesta de sol en un colage.

La chica avanzaba a paso lento a través de aquel bosque intentando descubrir donde terminaba aquella senda.  Mientras caminaba, se concentraba en el olor a tierra húmeda recién mojada por las primeras lluvias de la recién estrenada estación, que mezclada con el crujir de las hojas a su paso y el canto de algún cuco q por allí anidaría, hacía de aquel sitio un paraíso terrenal.

Su sensación de bienestar iba creciendo mientras memorizaba sensaciones y se relamía el alma. -Esto da vida- iba pensando.

El camino anunciaba su fin al llegar a un pantano. Un pequeño muelle de madera que haría las delicias de un merecido descanso. Prosiguió hasta el final de aquella pasarela, se descalzó y se sentó en el filo. Los pies se sumergieron en el agua algo fría, pero el placer era infinito. Inconscientemente jugueteaba dibujando círculos dentro del agua. De nuevo aquella sensación de plenitud la invadía, Era el momento de sacar la cámara e inmortalizar aquel momento, una gran puesta de sol se anunciaba. Los colores del bosque se repitieron, esta vez en forma de nubes teñidas. Exquisitas, infinitas. Sonrió a modo de aprobación al ver la imagen en la pantalla. Seguro que un pequeño retoque en el contraste al llegar a casa, potenciaría aquel color.

En ese momento, lo recordó, le hubiera gustado aquel paseo, y aquella visión. Y empezó a soñar despierta, una vez más. Soñó que sobre aquellas tablas que quedaban tras su espalda se pronunciaban pasos, incluso reposó la espalda en ellas y girando la cabeza hacia la derecha pegó el oído. Comenzó a escucharlos lentos pero decididos, y su sonrisa de nuevo se dibujaba en la cara. Soñaba, soñaba.  Notaba que alguien se acercaba, y a su lado se recostaba, también con sus pies naufragados en el agua. No quiso abrir los ojos por si despertaba. De repente un dulce olor a vainilla la embriagaba.  Detrás del olor calor, detrás del calor deseo de seguir soñando despierta. Una caricia aérea anunciaba un beso. Beso. La suavidad de unos labios siempre soñados parecía durante un segundo o una hora, haberse convertido en realidad.

El beso más tierno, más dulce y más soñado jamás inventado, descansaba en su boca, entusiasta, sorprendida, colmada, llena.

Abrió los ojos, pero no se encontró con otros a los que mirar. Soñaba despierta…. O no.

IJY

Anuncios

Publicado 28 de junio de 2012 por ingridjy en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: